Podcultura Editora

quarta-feira, 21 de outubro de 2020

Ante crecientes exigencias del SII a multinacionales, la mejor consultora Latinoamericana de Precios de Transferencia apuesta por Chile

 logo BaseFirma.jpg

BaseFirma:

Ante crecientes exigencias del SII a multinacionales, la mejor consultora Latinoamericana de Precios de Transferencia apuesta por Chile

 

La consultora fiscal internacional, que ganó por tercer año consecutivo el premio a la Mejor Firma Latinoamericana de Precios de Transferencia otorgado por la revista británica International Tax Review, hoy está asesorando a nivel nacional a empresas en la implementación de la nueva normativa impositiva.

BaseFirma es una entidad dedicada a la prestación de servicios de asesoría en materia de precios de transferencia (PT), con presencia en España, Países Bajos, Estados Unidos, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela, que compite con grandes empresas de consultoría multinacionales.

Asesora a empresas multinacionales y compañías multilatinas en la planeación y documentación de sus precios de transferencia, con el objetivo de realizar sus operaciones a precios de mercado y cumplir con los requerimientos sustanciales y formales de las distintas autoridades fiscales locales y las directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Las regulaciones de precios de transferencia son un instrumento creado para combatir el fraude y la evasión fiscal, que permite hacer más transparentes las operaciones de compra o cesión de bienes y servicios entre empresas económicamente vinculadas.

Este año, BaseFirma ganó por tercera vez consecutiva el premio a la mejor Firma Latinoamericana de Precios de Transferencia. La distinción fue otorgada por la revista británica International Tax Review (ITR) dentro de su competición anual de los ITR Américas Tax Awards, que reconocen los logros y avances de los profesionales de la consultoría tributaria en la región de las Américas durante el último año.

Durante 2020, BaseFirma selló una alianza con el estudio jurídico chileno Bruzzone & González, quien también fue nominado por el ITR como mejor nueva firma legal de América, con el fin de fortalecer sus servicios de defensa al contribuyente en temas de fiscalización y asesorar a sus clientes en la implementación de la normativa fiscal vigente en nuestro país, la que exigirá a los contribuyentes presentar nuevos informes de PT a partir del próximo año.

“El Servicio de Impuestos Internos viene implementando obligaciones de PT desde el 2012 a fin de evitar planeación tributaria agresiva, a través de operaciones entre entidades de un mismo grupo económico. A partir del próximo año se solicitarán dos nuevas declaraciones (F1950 y F1951) las cuales requieren más información y obligan a los contribuyentes a que realicen un análisis de PT que valide los números que informan. Algunos contribuyentes adoptaron posiciones conservadoras en base a experiencias en otros países y elaboraron informes que demuestran que sus operaciones entre relacionadas se realizan bajo las mismas condiciones que las realizarían empresas independientes”, explica Andrés Motta, Socio de BaseFirma Chile.

Dentro de la misma línea agrega que “no obstante, muchas otras compañías se limitaron a presentar el F1907 sin ningún tipo de análisis que respaldará lo declarado y los informes los realizaban sólo en casos que recibieran notificaciones o fiscalizaciones. Lo anterior traía consigo el riesgo de no de identificar si existían problemas de PT y dado que se trataban de análisis posteriores al cierre de los ejercicios fiscales, las posibilidades de corrección eran limitadas, exponiéndolas a procesos de fiscalizaciones largos, costosos y en algunos casos nada exitosos para ellos”.

Consultado por las multas que arriesgan las empresas que no cumplan con el proceso impositivo de PT Motta, señala que “el incumplimiento o la presentación errónea, incompleta o extemporánea, se sancionará conforme al N°6 del artículo 41 E de la Ley sobre Impuesto a la Renta. Es decir, con una multa de 10 a 50 unidades tributarias anuales, aproximadamente entre 6 a 30 millones de pesos. Adicionalmente, en caso que se determine que la compañía, en sus operaciones con entidades relacionadas, no cumple con el principio de mercado (como operarían partes independientes) estaría potencialmente sujeta a un ajuste en su Renta Líquida Imponible”.

Sobre el posicionamiento de la empresa, el Socio BaseFirma Chile sostiene que “se ha logrado ya que brindamos confianza y seguridad a todos los clientes, dada nuestra experiencia de más de 20 años en el mercado. Limitar el servicio a asesoramiento en el llenado de declaraciones es lo que se entrega comúnmente en esta industria, sin embargo, nuestro objetivo va más allá del simple cumplimiento tributario, pues BaseFirma está dirigido al servicio de optimización tributaria, identificando contingencias y proponiendo mejoras en base a dichas obligaciones”.

Nenhum comentário:

Postar um comentário